·"Un pueblo que no bebe su vino tiene un grave problema de identidad" MVM


3/14/2015

KÜRTŐS KALÁCS / PASTEL DE CHIMENEA HÚNGARO

Ayer visitamos el Mercado Medieval instalado en la Plaza de España de Medina Sidonia. Entre sus stands, nos llamó la atención "El Dulce Húngaro", así que después de una breve charla con su propietario, compramos unos para probarlos.
Más abajo podéis leer la receta.
El kürtőskalács o kürtős kalács es un pastel húngaro y rumano. Se cocina sobre un cilindro unido a un pincho que se pone sobre un fuego de carbón, aunque hoy en día es común cocinarlo en hornos especiales de gas o de electricidad. Originalmente es de Transilvania, y es famoso como el dulce húngaro más antiguo conocido. El kürtőskalács se vende en panaderías, pastelerías e incluso puestos callejeros.
Consiste en una fina masa esponjosa, enrollada alrededor de un cilindro de madera con toques de canela, nueces, almendras, chocolate, etc, rebozadas de azúcar que se carameliza en el horno, quedando una cobertura crujiente y blanda por dentro.


El término procede de kürtő, que significa ‘chimenea’. El nombre original en Húngaro singifica "pastel con chimenea", refiriéndose a su forma de chimenea pequeña, con el vapor del pastel fresco saliendo encima.


KÜRTŐSKALÁCS

Ingredientes:
375 gr. de harina
15 gr. de levadura fresca
2 cucharadas de azúcar
1 pizca de sal
3 cucharadas de aceite de oliva suave
1 huevo grande
130 ml leche tibia
Rebozado: mezcla de azúcar y canela.

Preparación:
Mezclar en un cuenco la leche tibia, el azúcar y la levadura, remover.
En otro bol mezclar la harina, la sal, el aceite, y el huevo, hasta que esté todo bien integrado y añadir la mezcla anterior.
Amasar unos minutos hasta que la masa se haya integrado bien y no se pegue.
Formar una bola y dejar reposar en un recipiente tapado con un trapo húmedo unas dos horas, hasta que doble su volumen.
Estirar la masa con ayuda de un rodillo sobre una superficie enharinada y cortarla con un cuchillo en tiras largas.
Enrollar la masa en un cilindro engrasado con aceite de oliva empezando de abajo a arriba. 
Pintar la espiral con aceite de oliva y rebozar en azúcar.
Hornear de forma vertical unos 8-10 minutos, a 200ºC.
Sacar y volver a rebozar con azúcar.
Fuente: Las Recetas de Masero

1 comentario:

Anónimo dijo...

Un dulce muy rico que he podido probar en un mercado medieval en mi pueblo Montefrío. El propietario muy agradable. Buscando postres originales me he encontrado este artículo y la receta. Genial!