·"Un pueblo que no bebe su vino tiene un grave problema de identidad" MVM


10/14/2016

SUBIDA EN GLOBO EN LOS VIÑEDOS DE FINCAS LAS CARABALLAS EN EL I ENCUENTRO GASTRONÓMICO

Dentro de las actividades organizadas para celebrar el I Encuentro Gastronómico Finca Las Caraballas, organizado por el empresario y bodeguero  Elias Redondo Gonzalez en el Hotel Villa de Ferias, en Medina del Campo y la participación de Juan Antonio Mena del blog Túbal y Presidente de APECA (Asociación de la Prensa Enogastronómica y Cultural de Andalucía), tuvimos la oportunidad de subir en globo para poder divisar desde lo alto, la  Finca Las Caraballas Cultivos Ecológicos
Al llegar a la Finca Las Caraballas, nos ofrecieron una degustación de este verdejo ecológico del 2015, para compartir y brindar con este vino desde lo más alto.
Viñedos de uva verdejo y chardonnay de cultivo ecológico.
Juan Andrés Pérez, Al Sur Gourmet



Finca Las Caraballas y sus 140 Ha, 60 Ha de ellas dedicadas a de viñedos de verdejo, y una parcela de (sauvignon blanc), es un pequeño ecosistema, dentro de Medina del Campo, (Valladolid), la colaboración con distintas asociaciones de ámbito nacional e internacional así lo corroboran, y demuestra fehacientemente su apuesta por un sueño que permita regenerar parte del paisaje y el suelo.

Haciendo un poco de investigación sobre la etimología del nombre de la finca "Caraballa", encontramos estos datos que podrían ser interesantes para todos.
"Caraballa fue el centro geométrico del castellum de Ciricine, el alto de Garabolos en el convento Lucense. Ese lugar recibe aun hoy en día los topónimos de Garabolos ó Garaballa, ambos nos dan idea de su antigüedad y de su posible existencia en el momento de la colonización del territorio por las tropas de Augusto.
Garabolos y Garaballa comparten un mismo origen etimológico: kara-bolis "bolido de piedra". Piedra caida del cielo. Meteoro. La sola presencia de este topónimo y su étimo nos ofrece el sentido y el significado del emplazamiento, lugar situado sobre el curso del río Miño. Caraballa fue el asentamiento origen de la ciudad de Lucus Augusti fundada por Augusto alrededor del 12 adC.
Son pues los actuales habitantes del N.O. peninsular descendientes lejanos de los pueblos que los romanos identificaron con el gentilicio de “abrazapiedras” , gentilicio que aglutinaba de alguna forma a todos los habitantes de la Callaecia y que relaciona la piedra como tótem sobre un curso o camino de agua."





Elias Redondo Gonzalez , todo un visionario......donde el "equilibrio" es la clave.

 Juan Andrés Pérez, director comercial de Al Sur Gourmet, Sara y Javier Vélez, del Grupo Velez,  el pintor gaditano Cecilio Chaves y Carlos Romero.
Carlos Romero, Creative Manager de  Al Sur Estudio, Pepe Ruíz,  Paco Ruíz, del restaurante El Timón de Roche.
Juan Antonio Mena "Tubalillo" y Javier Pérez Andrés 
Daniel socio del Hotel Villa de Ferias y Finca Las Caraballas; y Daniel delegado de Caraballas en Barcelona.
Hugo Pulpeiro, comercial de la vinoteca Vinoarte, en Bilbao, nos ofreció una breve reseña sobre agricultura enológica y resaltó el compromiso de Finca Las Caraballas con este tipo de agricultura ecológica sostenible.
"Desde Las Caraballas, trabajan para proteger su patrimonio natural, conservarlo y potenciarlo. Para ello estan realizando campañas de colocación de nidales artificiales que favorezcan a poblaciones, hoy en declive, de cernícalo vulgar (Falco tinnunculus), lechuza común (Tyto alba) o búho chico (Asio otus). La gestión positiva de estas especies, protege a los cultivos frente a plagas de roedores, minimizando daños y evitando el uso de rodenticidas químicos. De esta forma nuestros viñedos mantienen una buena salud y evitamos que nuestro frágil ecosistema desaparezca. Para desarrollar estas actividades, colaboran con el programa de control biológico de plagas de topillo (Microtus arvalis), gestionado por la ONG GREFA (http://www.grefa.org/). Conservar y cuidar el entorno que se ha heredado es la base del desarrollo sostenible, ya que será la herencia para las futuras generaciones. Las Caraballas trabaja para demostrar que otra agricultura es posible. 
Cubiertas vegetales.
No menos importante es la gestión y conservación de las comunidades de insectos característicos de sus viñedos y campos. Mediante la siembra de una cubierta vegetal protectora entre las viñas, cada primavera les acompañan decenas de aves canoras e insectívoras, que encuentran su alimento entre sus viñas, evitando la proliferación de plagas. En muchos campos agrícolas sólo se escucha el silencio de los pájaros, una primavera muda y silenciosa que ha aparecido por la aplicación indiscriminada de insecticidas químicos. En sus viñedos evitan el uso de estos productos, dando a sus vinos un toque de calidad y un valor añadido, que se beneficia de los servicios ecositémicos que les ofrecen sus carboneros (Parus major), herrerillos (Parus caeruleus) y los coloridos abejarucos (Merops apiaster) cada primavera.
Seguimiento de las poblaciones de micromamíferos.
De forma paralela a la instalación de cajas nido para controlar las poblaciones de topillo campesino, se inició un seguimiento de las poblaciones de micromamíferos mediante trampeos, para poder determinar la efectividad de la medida. Los trampeos se han realizado en dos épocas distintas, primavera y otoño; en dos hábitats distintos: el viñedo ecológico y un barbecho viejo adyacente. Durante ese intervalo han observado un aumento de las poblaciones de topillo en la zona más cercana al barbecho viejo, un descenso de las mismas en el barbecho viejo y manteniéndose en niveles muy bajos en la zona más alejada.
Estos trampeos se encuadran dentro de un estudio cuyo objetivo es obtener índices de abundancia del topillo campesino basados en indicios de presencia de la especie (excrementos, huras, restos de alimentación, ...) que permitirían un seguimiento más sencillo y económico de las poblaciones de este roedor a una escala mayor. 

Halcones en las Viñas de Las Caraballas
Control de aves mediante rapaces.
En plena era de la tecnología, en Las Caraballas recurren a una técnica medieval como control de plagas. La cetrería es el único sistema de dispersión ecológico, no contaminante, no masivo y realmente efectivo para controlar las poblaciones de urracas, cornejas, estorninos, etc.
En la mayoría de los casos, las aves huyen ante la presencia del cazador.
En Las Caraballas cuentan con aves tanto de vuelo bajo como de altanería a tal efecto. Halcones y Harris son fieles defensores de Las Caraballas. "
Javier Pérez Andrés, el popular periodista especializado en agroalimentación, turismo y desarrollo rural fué el encargado de conducir el evento durante toda la jornada.
....y de aquí vuelta al bus para regresar al Hotel Villa de Ferias en Medina del Campo, donde comenzaría el Ronqueo de un atún rojo de almadraba, de manos del maestro ronqueador Fernando Coucheiro, con degustación de platos elaborados con este pescado de manos de José Sánchez, chef del restaurante El Roqueo, de Conil de la Frontera, Cádiz.

www.lascaraballas.com