·"Un pueblo que no bebe su vino tiene un grave problema de identidad" MVM


2/05/2014

MATAR A MATAHARI. ESPÍAS, CONSPIRACIÓN, SERVICIOS DE INTELIGENCIA. CATAS CON ARTE

Impúdica bailarina exótica, su debilidad por los militares la convirtió en espía. Aristócratas, generales, corredores de bolsa y hasta destacados políticos desfilan por su lecho a principios del siglo XX. Descarada y atrevida. Matahari, la mujer espía, es un símbolo entre costuras que inspira a escritores de todos los tiempos.
Pero el debate entre seguridad y privacidad se ha globalizado con Snowden, Assange y los ciberataques son tan peligrosos como la licencia para matar de James Bond. ¿Todo vale?
Vamos a conspirar un poco. Conocimos la peligrosa vida de los espías, la figura romántica del agente secreto y los servicios de inteligencia como poderosa arma de Estado. Estos personajes, algo raros y sospechosos, viven entre nosotros con personalidades muy dispares y con vidas ocultas.
 Y lo hicimos escuchando el rugido de las olas. En el Hotel Playa Victoria de Cádiz, en la cata con arte Matar a Matahari, el pasado viernes 31 de enero de 2014, donde su directora Rocío Sutil, dió la bienvenida a todos los asistentes.
Se presentaron con tres maravillosos vinos del proyecto vitícola Uvas Felices. El blanco verdejo, El Perro verde; el tinto, El Hombre Bala y; el tinto de Castilla, Sospechoso.

Lo acompañamos con una misteriosa oferta gastronómica de Javier Bocanegra, Jefe de cocina del Hotel Playa Victoria de Cádiz y con las piezas musicales de Erytehia, un grupo que nació con la inquietud de experimentar sonidos del rock y otras músicas.
Interpretaron el tema de la película Dr. No,  de James Bond;  tema del Inspector Clouseau (la Pantera Rosa); tema de la película Misión Imposible, y tema de Inspector Gadget.
  • Intervenciones culturales y académicas
En el ámbito cultural y ciéntífico conocimos a Jaime Rochacapitán de navío y ex-agente del CESID, que nos desveló parte de su azarosa vida como agente del CESID y al profesor titular de Ciencia Política de la Universidad de Cádiz, Antonio Díaz, especializado en servicios de inteligencia.
La Cata fué dirigida por Alex Ferrix Mariné, export manager de Vila Viniteca, donde nos ofreció una cata técnica de 3 vinos del proyecto vitícola Uvas Felices: El perro verde, El Hombre Bala y Sospechoso.

El Maridaje gastronómico del Playa Victoria consistió en:

Misteriosos vegetales crujientes con verdejo Perro Verde
Sopa de champiñones Harry Palmer, con vino tinto Sospechoso D.O. Tierra Castilla
"Desde Rusia con Amor" ( Kulebiaka con maiz rebozado) con garnacha El Hombre Bala
"Matahari". Sopa de limón con gelatina de café y de Gin Tonic.

No hay comentarios: