·"Un pueblo que no bebe su vino tiene un grave problema de identidad" MVM


4/14/2015

SEVILLA SE VUELCA CON LA MANZANILLA EN EL 50 ANIVERSARIO DE SU DENOMINACIÓN DE ORIGEN

El CRDDO Vinos de Jerez y Manzanilla reúne a 14 bodegas de Sanlúcar de Barrameda ante más de 400 profesionales y entendidos de este vino en Sevilla.

Sevilla, 13 de abril de 2015.- Sevilla, primavera, vísperas de la Feria de Abril. El escenario apropiado para que la manzanilla se muestre en todo su esplendor en la ciudad que mejor la ha acogido. Una joya de la enología en su mercado predilecto. Así ha quedado de manifiesto en el showroom que el CRDDO Vinos de Jerez y Manzanilla ha organizado en el Hotel Alfonso XIII para celebrar con los profesionales de la enología y la restauración el 50 Aniversario de la D.O. Manzanilla. Más de 400 asistentes interesados en la excelencia de este vino único, en sus evidentes lazos con la gastronomía y en su riqueza de matices.

En total, las 14 bodegas que producen manzanilla en Sanlúcar de Barrameda –el único lugar donde puede producirse este vino mágico– llevaron al fantástico escaparate sevillano 40 marcas, incluyendo manzanillas pasadas y en rama, para ofrecer la mayor exhibición realizada jamás en Sevilla. La ocasión lo merecía, pues el Consejo Regulador está celebrando el 50 Aniversario de la publicación del reglamento de la Denominación de Origen Manzanilla desde que el pasado 15 de diciembre de 2014 se cumplió la efeméride.

Además del salón donde los profesionales y expertos en manzanilla han podido intercambiar impresiones con los productores y conocer todos sus productos, el encuentro ha contado con dos catas magistrales dirigidas. Una de ellas, ‘La magia del velo de flor. Cata vertical de Manzanillas’, profundizaba en una de las singularidades que hacen tan especial a este vino: la interacción que los microorganismos que se forman durante el envejecimiento de la manzanilla realizan con este producto.

La otra cata, ‘Crianza biológica al extremo. Manzanillas pasadas y en rama’, iba a dirigida a divulgar las excelencias de dos evoluciones de la manzanilla clásica que se están imponiendo cada vez con más fuerza, siendo una de ellas la que resulta de un periodo de envejecimiento superior al habitual y la otra, la manera tradicional e histórica en que se ha venido consumiendo la manzanilla.


Con estas actividades, bodegueros, expertos y profesionales de la enología han podido compartir impresiones sobre el extenso y complejo universo de la manzanilla, un tesoro gastronómico que está celebrando el medio siglo de reconocimiento a su identidad propia.


El aniversario

El 50 Aniversario de la DO Manzanilla dio comienzo con una Gala en Sanlúcar de Barrameda el pasado 15 de diciembre de 2014, fecha en la que se cumplían los 50 años de la certificación. La campaña de difusión puesta en marcha a continuación ha contado con un embotellado especial de dos manzanillas seleccionadas (una fina y una pasada); un papel destacado dentro de Enofusión, el apartado temático de la feria de referencia en el sector de la gastronomía Madrid Fusión; una producción audiovisual dirigida a subrayar el carácter único y el enorme valor de la manzanilla; y nuevas acciones que el CRDO continuará anunciando en las próximas semanas: presencia en el Sherry Festival 2015, Copa Jerez, etcétera.


Momento cumbre

Con la llegada de las Fiestas de la Primavera en Andalucía, comienza el mayor pico de consumo de manzanilla en todo el año. Siendo un vino mundialmente reconocido y embajador de nuestra tierra en los cinco continentes, se trata de un producto que es consumido en su gran mayoría en España, y dentro de nuestro país, asociado a las celebraciones más tradicionales de la región andaluza.

De los más de 9 millones y medio de botellas de Manzanilla comercializadas anualmente, más de un 90% tienen como destino el mercado nacional. En las próximas semanas, y sobre todo con el arranque de la Feria de Abril de Sevilla, se despacharán en las distintas fiestas de la región más de 12 millones de medias botellas (el formato tradicional en este tipo de citas), hito que ya se alcanzó el año anterior y que representa un 36 por ciento del que se produce a lo largo de todo el año.

No obstante, por más que se asocie comúnmente a la alegría y a los momentos de celebración, la Manzanilla es un vino de tal singularidad y calidad, versatilidad y riqueza, que ofrece un extensísimo abanico de posibilidades de combinación culinaria. Como vino que debe su identidad al mar, encuentra en él su perfecto compañero, pues no hay mejor armonía para pescados y mariscos, especialmente junto a platos marineros tradicionales de la cocina mediterránea. Con todo, la manzanilla ha demostrado un éxito incontestable en cualquier frente, desde el tapeo a la alta cocina de vanguardia.


Un vino único

La Manzanilla es un vino especial, fruto de siglos de sabiduría y de tradición bodeguera sanluqueña y también de unas condiciones climatológicas que sólo se dan en Sanlúcar de Barrameda.

Un cúmulo de factores especialísimos que le confieren una personalidad genuina y la diferencian del resto de vinos del Marco y, por supuesto, de cualquier vino del mundo.

Su crianza dinámica por el tradicional sistema de criaderas y solera, exclusivo de esta región vitivinícola, favorece la aparición del velo de flor, uno de los mayores patrimonios de la enología universal. Y es precisamente el velo de flor, ese manto de levaduras que cubre el vino e interactúa con él durante su envejecimiento, el responsable del carácter único que distingue a la Manzanilla. Un velo de flor muy particular, fruto de las condiciones climáticas excepcionales de la localidad costera de Sanlúcar de Barrameda, que aporta a este vino matices únicos.

Con la garantía de la Denominación de Origen

Para consumir la Manzanilla con todas las garantías de calidad y de autenticidad, desde el Consejo Regulador se insiste en la necesidad de exigir botellas que incluyan el sello de la Denominación de Origen. Así pues, ya sea al disfrutar de una copa bien fría o bien del clásico rebujito, siempre es más que recomendable ver la botella correspondiente que evidencie su origen sanluqueño.

Existen 60 bodegas productoras de finos y manzanillas, lo que nos ofrece una gran variedad de marcas y estilos. Todas ellas marcas adscritas al Consejo Regulador y por lo tanto resultado de una genuina y prolongada elaboración que los sitúan entre los vinos más apreciados del mundo.


No hay comentarios: