·"Un pueblo que no bebe su vino tiene un grave problema de identidad" MVM


2/02/2017

KÜRTŐS KALÁCS / PASTEL CHIMENEA HÚNGARO

El kürtőskalács o kürtős kalács es un pastel muy popular en Hungría y Rumania. 
Se cocina sobre un cilindro unido a un pincho que se pone sobre un fuego de carbón, aunque hoy en día es común cocinarlo en hornos especiales de gas o de electricidad. Originalmente es de Transilvania, y es famoso como el dulce húngaro más antiguo conocido. 
El kürtőskalács se vende en panaderías, pastelerías e incluso puestos callejeros.
Como no tengo el cilindro especial para hacerlos, utilicé los cilindros de cartón de los rollos de papel de cocina, los forré con papel aluminio y luego con papel de vegetal. Les metí por el interior de los tubos una brocheta y los suspendí sobre un soporte que tenía, pero puede servir cualquier bandeja un poco profunda que tengamos en casa.

KÜRTŐS KALÁCS

Ingredientes:
500 g de Harina de fuerza
200 ml de leche
3 cucharadas de azúcar
15 g levadura fresca de panadería ó 1 sobre de levadura seca
2 huevos
50 g de aceite de maíz o girasol
1/3 cucharadita de sal

Preparación:
En un cuenco, mezclar la leche templada, el azúcar y la levadura en un recipiente y dejar reposar durante 5 minutos o hasta que comience a burbujear.
En otro cuenco grande, mezclar la harina y la sal y mezclar bien.
Hacer un agujero en el centro, agregar el aceite, huevos batidos y la mezcla de leche.
Mezclar y amasar hasta que quede una masa suave. Si la masa queda muy seca, añadir unas gotas de aceite. Dejar reposar 1, ó hasta que doble su volumen.
Colocar la masa sobre la mesa de trabajo limpia (sin harina) y amasar hasta que quede suave.
Estirar la masa con ayuda de un rodillo sobre la mesa y cortarla con un cuchillo en tiras largas.
Engrasar cada cilindro con aceite de girasol y enrollar las tiras de masa en cada uno.
Pintar la espiral con aceite de oliva y rebozar en azúcar.
Otra forma sería, dividir la masa en 6 porciones y formar rulos con cada una, enrollarlos sobre el tubo y aplanar un poco deslizándolo sobre la mesa, para que queden bien pegados y uniformes.

Hornear unos 8-10 minutos, a 200ºC, girando los tubos para que se vaya dorando uniformemente por todos lados.
Sacar y volver a rebozar con azúcar, almendras granuladas, canela, coco, o lo que se desee.
Deslizar el dulce con cuidado del cilindro y dejar enfriar de pie. 
Cuando se desmoldan, sale vapor de dentro, como si fuese el humo de chimenea, de ahí su nombre. 



1 comentario:

dulce frivolidad dijo...

Hice un dulce parecido que se llamaban rulos, pero se hacían fritos.
Seguro que pruebo esta receta para ver cómo salen!
Un saludo!