·"Un pueblo que no bebe su vino tiene un grave problema de identidad" MVM


7/20/2014

HUEVOCOA EN CASA MIGUEL

Como miembros de la APGA, perteneciente a FECOAN, junto a nuestro presidente Pepe Oneto, Nos reunimos un grupo de amigos, en el restaurante Casa Miguel de San Fernando, donde el chef Miguel Ángel López, nos preparó un delicioso HUEVO DE AVESTRUZ A LA FLAMENCA, que habíamos comprado previamente y por encargo, a unos criadores de avestruces de Chipiona.
 De izda. a dcha.: huevo de codorniz, huevo de gallina, huevo de ganso ibérico y huevo de avestruz.

Como norma general, la hembra de avestruz pone un huevo al mes, excepto los meses de más frío, que lo hacen cada dos meses o paran durante dicho tiempo.

El huevo de avestruz tiene un peso aproximado de 1.5 kilos y equivale a 23 o 24 huevos de gallina.

La principal ventaja de los huevos de avestruz respectos a los huevos de gallina es su bajo nivel de colesterol.


Los huevos de avestruz duran aproximandamente 1 mes desde la puesta. 

Su sabor es muy similar al huevo de gallina, algo más dulce y suave, y más cremoso y esponjoso al batirlo. 

Se puede congelar para su consumo posterior.


 Los criadores de avestruces nos comentaron que este huevo en cuestión era aún pequeño, pues la avestruz aún era un ejemplar joven, sin embargo con él pudimos comer 15 personas y repetir un par de veces.
Para abrirlo, no quisimos cascarlo de forma espontánea, sino que preferimos hacerlo con un taladro pequeño, con cuchilla redonda para poder conservar el cascarón y guardarlo como decoración y como recuerdo de este día.
Ya aquí empezamos a disfrutar del espectáculo que fué abrirlo. El cascarón tenía un gran dureza, de color blanco beige claro y una textura rugosa. Al empezar a cortarlo, en contacto con el "dremmel", soltaba un polvillo blanco y un olor como a hueso quemado. 
Hay que tener cuidado de no romper la telilla que le cubre, para evitar que le caiga el polvillo de la cáscara y otras impurezas.
Al quitarle la tapa que cortamos,  quitamos la telilla blanca que lo envuelve, y observamos una enorme yema de color amarillo anaranjado rodeada de su clara, quizás algo más líquida de la que acostumbramos a ver en los huevos de gallina. Su olor, nos resultó neutro, sin nada importante que destacar.
Y ya Miguel Ángel, se lo llevó a la cocina para prepararlo "a la Flamenca", en cazuela de barro y al horno.
HUEVO A LA FLAMENCA: Patatas fritas, tomate casero, pimientos verdes y rojos fritos, jamón serrano, chorizo y por supuesto el huevo de avestruz
La Huevocoa la acompañamos durante toda la comida, con regañás y picos Don Pelayo, con vino blanco Matalián de Bodegas Collantes y los vinos Mulsulm, de miel y Mesalina, de canela de Baetica, vino de la Hispania Romana.
Hubo para repetir. Miguel Ángel López, volvió a triunfar con su cocina, tanto con este magnífico huevo a la flamenca, como con sus otros platos que preparó  para esta jornada.
 En la foto, podéis contemplar como Pepe Oneto, daba buena cuenta de la suculencia del plato…
El huevo de Ganso Ibérico, lo compramos en el Mercado de la Encarnación en Sevilla. También suelen tenerlo de avestruz, pero en esta ocasión ya lo teníamos encargado en Chipiona.
Con el huevo de Ganso Ibérico, el chef nos preparó una de sus especialidades su delicioso Revuelto de Salicornia y erizo.
Menú completo que nos prepararon para ese día:

· Ensalada con bacalao
· Cazón en adobo,
· Revuelto de huevo de ganso ibérico con salicornia y erizos
· Tortillitas de camarones con picos de algas
· Huevo de avestruz a la Flamenca
POSTRE 
· Torrijas 
· Arroz con leche
VINOS
MATALIAN: Vino blanco joven, 100% palomino sobre tierra albariza, de Viñas Matalian, Chiclana de la Frontera.
Vinos tintos de Baetica, vino de la Hispania Romana. MULSUM, de miel y MESALINA, de canela.

"En la Antigua Roma, se consumían huevos de todas las aves conocidas, incluso de reptiles como cocodrilos y tortugas. Médicos como Galeno que abundaban en sus obras sobre los beneficios y de algunos alimentos, consideraba que los mejores huevos eran los de faisán y gallina, y que los peores eran los de ganso y de avestruz. Otros tratadistas como Heráclides de Siracusa y Epéneto, manifestaban que los más apreciados eran los de pavo real, de oca y los de gallina. Según Horacio, su consumo se daba fundamentalmente durante el desayuno o la cena, aunque también era frecuente consumirlo como aperitivo, en la Gustatio, la parte inicial de los banquetes romanos, acompañados con MULSUM, como vemos en la imagen… Fdo. Manolo León Béjar

Fué una experiencia gastronómica interesante y divertida, y una buena excusa para poder disfrutar de buenas compañías.
¡¡Un saludo a todos!!

2 comentarios:

María Luisa Ucero dijo...

¡Que buenos momentos! De vez en cuando estas reuniones fantásticas, nos vienen muy bien. Gracias por contar con nosotros.

arantxa dijo...

Qué maravilla de fotos, se ve que lo pasaron bien. Recordaos que estamos en https://www.facebook.com/huevosdeavestruz.chipiona